A Nos Amours

A Nos Amours

Ideal para Una buena experiencia gourmet
Cocina: Francesa
  • Lunes a viernes de 19 a 0 hs. Sábado de 11:30 a 0 hs. Domingo de 12 a 19 hs.
  • Palermo Soho, Gorriti 4488
  • 4897-2072
  • Precio : $$$

Constant Anné es un fotógrafo parisino excéntrico que hace ya unos años decidió anclar en Buenos Aires. Luego de mucho cavilar fundó À Nos Amours en la esquina de Gorriti y Aráoz, lo que se diría Palermo off Soho. Se trata de un pequeño bistró que lleva el nombre de un film de Marcel Pialat. Muebles antiguos de madera, sillas thonet, bonita barra con vitrinas y un clima de elegante, europea sobriedad que seduce desde el vamos.

La impronta cultural y artística está siempre presente: en el Wincofón de la barra, que los comensales pueden utilizar con alguno de los vinilos allí presentes, o bien en los libros en francés o castellano que hay sobre cada mesa, de autores como Kafka, Apollinaire, Breton, Sartre o Camus, ideales para pispear por la mañana tomando un rico desayuno o por la tarde, con una cálida merienda en las mesitas sobre la vereda, disfrutando la joie de vivre del fin de semana. En ambos casos, ofrecen mermeladas caseras con baguettes idem y exquisitos croissants o pains au chocolat.

La cocina es orgánica y de mercado (Constant suele hacer las compras todos los días) y con marcada inclinación por los pescados frescos. Dentro de una oferta variable, cuyos platos del día se anuncian en una pizarra (un ejemplo: pan de queso relleno de champiñones y curry de pollo con puré gratinado), suelen aparecer joyitas como el parfait de queso de cabra, la entraña con rúcula y tomates cherry,la bondiola a la cerveza negra y la blanquette de pollo orgánico. Platos sencillos, delicadamente presentados, todo de inusitada -y al mismo tiempo esperada- exquisitez.

El servicio de mesa incluye pan orgánico con semillas más una entrada que también cambia a diario, como por ejemplo sopa de calabaza, y un platito con tomates secos y aceite de oliva. A los postres, una mousse de chocolate va bien, pero no te podés ir sin pedir la siempre deliciosa crème brulée.

Una de las habitaciones de la casona donde funciona este restó oficia de cava, alojando vinos biodinámicos y -claro- orgánicos, a tono con la propuesta. Un pedacito de París encontró su lugar en Buenos Aires: date el gusto de descubrirlo.

Este restaurante también es ideal para Una salida romántica , para Una salida de parejas , para Tomar la merienda
Power Site S.A.