Aramburu

Aramburu

Ideal para Una salida romántica
Cocina: Molecular

Hay restaurantes a los que vas a comer y otros a los que vas a experimentar. Aramburu está entre estos últimos, ya que Gonzalo Aramburu –su chef propietario- practica una cocina de vanguardia en la que no cabe nada de lo que puedas imaginarte por cocina. Aquí combinan con elegancia los sabores más insospechados, en un menú degustación de 12 pasos que suele tener sus high points.

¿Qué preparan? “Langostinos en cocción unilateral sobre piedra refractaria, olvidados en fermento oriental y mandarina nitrogenada”, o “conejo cocido a 65 grados durante 18 horas, con hongos de estación infusionados en aceite de pino, velo de hierbas, flores silvestres y tierra de algarroba”. Eso, entre otras delicias que cambian estacionalmente con la carta.

La propuesta, más allá de ser arriesgada para el paladar, es una experiencia completa. El salón está sobriamente ambientado, con un grupo de mesas en desnivel que las separa del resto, que tenuemente iluminado resulta muy íntimo. Al fondo destaca una gran pecera a través de la cual vas a ver el trabajo de los cocineros.

El trato del sommelier es inmejorable, con buenas opciones de vinos para probar, y la atención en general está varios puntos por arriba de la media porteña.

Un buen consejo es ir en taxi, porque la zona no es especialmente atractiva, y más vale no cortar clavos durante este paseo gastronómico.

Este restaurante también es ideal para TOMAR UN CAFE NESPRESSO
Power Site S.A.