Arturito

Arturito

Ideal para Comer como un buen porteño
Cocina: Porteña
  • Lunes a Domingo de 12:00 a 16:00 y de 20:00 al cierre.
  • Tribunales, Av. Corrientes 1124
  • 4382-0227 / 1428
  • Precio :$$

De tradición porteña al mango, como casi todos los restaurantes de la zona de Tribunales, Arturito se erige en un espacio donde se combatiera a los ingleses en el siglo 19 y donde posteriormente en 1938 abriera sus puertas la tanguería Marzotto, escenario de orquestas famosas como las de Alfredo De Angelis y Pepe Basso; allí también debutó como solista el mítico Astor Piazzolla en 1942, al abrirse de la orquesta de Troilo. Ocho años después la tanguería cerró y un señor de apellido Torres abrió allí un restaurante, bautizado Arturito por su primer hijo.

 

Pasan los años, pasan los artistas, pero el local de Corrientes y la 9 De Julio sigue sin mayores cambios. La fachada de madera y la puerta de hoja doble da a un salón de sencillísimo -por no decir austero- decorado, con cortinitas en la vidriera, unos pocos cuadros con motivos tangueros en las paredes revestidas en madera y mantelería al tono. En la vidriera, un cartel reza "hay ranas", no sólo un anuncio del menú sino también un juego de palabras en lunfardo (rana = vivo, piola), como anunciando que el lugar es para entendidos. Al mediodía el público tiende a ser oficinista/ ejecutivo, y de noche la cosa se pone más familiar: familias, parejas, gente que va al teatro u otro espectáculo, o simplemente a disfrutar de una buena cena.

 

En Arturito la comida es porteña lo que se dice porteña, sin mayores pretensiones ni vueltas. Entre un nutrido arsenal de propuestas vale descubrir el notable bife de chorizo, la típica paella, las milanesas de todo tipo (impecable la clásica, con papas fritas), frescas rabas, cazuela de mariscos, rico pollo al oreganato, pastas como los sorrentinos de jamón y queso a la reina (tomate, albahaca, ajo, crema). Todo suele tener buen nivel, no superlativo, pero siempre cumplidor. 

 

A los postres, una calórica y muy gustosa tortilla quemada al rhum puede ser el mejor remate para una noche tan porteña como pantagruélica. Arturito sigue vigente y mantiene su reputación de clásico de Buenos Aires: la experiencia del descubrimiento vale la pena.

 

 

Este restaurante también es ideal para Almorzar en días de semana
Power Site S.A.