BASA

BASA

Ideal para Tomar tragos y cenar
Cocina: Variada
  • Lunes a viernes, mediodía y noche. Sábado, domingo y feriados, sólo de noche.
  • Retiro, Basavilbaso 1328
  • 4893-9444
  • Precio : $$$

BASA contrasta con el contexto afrancesado de Retiro: su estilo es industrial con paredes de cemento, sillones de cuero y madera cruda. Tiene un salón en desnivel con una ancha escalera y una imponente barra como centro de la escena. El ambiente es relajado, con mesas alejadas una de otra y cómodos sillones. Sus propietarios son Luis Morandi y Patricia Scheuer (creadores de Sucre, Gran Bar Danzón y dueños de Grand Café, que funciona en el local contiguo) y es comandado desde la cocina por la chef Julieta Oriolo.

El menú se destaca por ser variable: podés picar algo, comer un suculento sándwich, o tal vez un plato más contundente, siempre con una vuelta de tuerca creativa. Esto se refleja en las cuatro secciones de la carta. En “Picoteo” encontrás tapas y platillos ideales como appetizer o para acompañar tragos, como el paté casero de hígado de pollo con crackers y pickles de uva. Luego viene “entradas para compartir al medio en la mesa”, como la sartén de huevos y hongos con aceite de trufa y crocantes migas de brioche. En “sandwiches con papas fritas” aparece la muy recomendable hamburguesa de cordero, queso feta, cebolla morada y mayonesa de curry y un súper lomito. Finalmente, una sección que incluye los platos fuertes que van desde las pastas (ravioles de zapallo asado con mascarpone y manteca de salvia), hasta la parrilla (entraña con salvia, ajos, chips y chimichurri casero).

La carta de postres es uno de los puntos destacables de BASA, ya que Oriolo tiene larga experiencia en lugares focalizados en dulces y pattisserie, como Malvón, Le Blé y Grand Café. Sobresalen el lemon pot con crema batida y cookies de pistacho y el pain perdu –una especie de french toast– con crema inglesa al Cointreau, queso crema y frutas en compota.

Otro punto a favor es su oferta de vinos: más de 200 etiquetas nacionales, mix de grandes y pequeñas bodegas.

Los cocktails en BASA también importan, y mucho. La barra cubre de punta a punta el largo del restaurante con sus 300 botellas. Lo más atractivo es el uso de ingredientes caseros como licores, bittters y almíbares. Un imperdible es el Moscow Mule con vodka, lima, ginger beer, almíbar y soda, originalmente servido en frasco. Para acompañar algo dulce, Elegante Cocktail de gin, Cynar, sherry, porto y bitter de naranja, creación del jefe de barra Ludovico de Biaggi. Durante el happy hour (de lunes a viernes de 18:30 a 21 horas; sábados, domingos y feriados de 20 a 22 horas), hay 2x1 en algunos tragos como el Gin Tonic y el Negroni.

Power Site S.A.