Be Frika

Be Frika

Ideal para Almorzar en días de semana
Cocina: Deli

Detrás de este nombre extraño hay un restaurante que, siguiendo una tendencia de moda en Estados Unidos y Europa, propone un concepto innovador en Argentina: mini hamburguesas gourmet, aquí llamadas Tini-Minis.

La novedad viene por dos lados. Por el tamaño de los sándwiches (unos cinco centímetros de diámetro con un paty de 160 gramos cocinado a la parrilla) y por su contenido: hay 15 opciones que incorporan ingredientes poco frecuentes, por ejemplo el Moulin Rouge (queso brie y tomates confitados), o el Green Cooper (con panceta, provolone, morrón y pesto de albahaca). También hay hamburguesas vegetarianas y de pollo.

La carne se cocina a la vista y sale siempre bien cocida. Se venden de a pares que vienen bien presentados en una coqueta cajita. Para acompañar, lo mejor son las papas rejilla (bien crocantitas y sin excesos de aceite).

Otro pilar en la propuesta de Be Frika son los licuados, como el Cromática, de manzana verde, albahaca y jugo de lima, o el Zanahoria Fresca, de zanahoria, pomelo, nuez moscada y miel.

En su costado más joven y nocturno el lugar apuesta también por los tragos de autor, con recetas creadas especialmente por Peter van der Boosche (ex bartender de Green Bamboo).

Todo esto en una vieja casona reciclada que habilita dos pisos aptos para todo público, desde parejas en almuerzos tranquilos, pasando por grupos de amigos y gente que se instala a trabajar con su notebook. Todos buscan lo mismo: una hamburguesa rica, pero no la hamburguesa de siempre.

Power Site S.A.