Benihana

Benihana

Ideal para Una reunión familiar
Cocina: Japonesa

Benihana es una cadena de cerca de 100 restaurantes en todo el mundo que abrió su primer local en Buenos Aires a fines de 2009. Su base está en Estados Unidos, donde logró acercar la comida japonesa al público norteamericano. Nada de tokiotas ancianos fileteando el pescado son sabiduría zen: si buscás una experiencia realmente autóctona, enfilá hacia otro lado.

Benihana, respetando a rajatabla las condiciones que impone una franquicia multinacional, es uno de los pocos restaurantes étnicos donde se puede ir en familia. Un lugar para comer bien y pasar un buen momento, sobre todo si vas en grupo. Hay buenas opciones para todas las edades: los chicos se divierten y tienen platos a su medida en un muy completo menú infantil, en tanto que los adultos comen platos asiáticos y tienen una buena carta de tragos. Si festejás un cumpleaños, el cumpleañero no paga, le regalan una torta y los mozos le cantan feliz cumpleaños en japonés.

El sello distintivo del lugar es la llamada “experiencia Benihana”, en la que durante 90 minutos un chef cocina sobre un teppan (plancha caliente) ubicada en medio de la mesa y frente a la atenta mirada de los clientes, corta los ingredientes, los sazona y los cocina, pero a puro show: hace malabares con platos y tenedores y casca un huevo en el aire con una espátula. Inclusive, invita a los comensales a animarse a probarlo. Experiencia divertida y a la vez rica, con platos como el Benihana Delight (pechuga de pollo con langostinos gigantes), o el Land n’Sea (lomo con vieiras grilladas), o el Seafood Diablo (combinación de langostinos, vieiras y calamar con tallarín de arroz), todos muy frescos y sabrosos.

Cualquier plato del teppan incluye una guarnición de ensalada Benihana, aperitivo de langostinos, vegetales hibachi, salsas de jengibre y mostaza, arroz al vapor y té verde japonés. O sea: con esto y un plato, se sale más que satisfecho, aunque también vale la pena pedir alguno de los postres como el Banana Tempura (banana frita tempura con helado de crema americana).

Capítulo aparte para los creativos rolls de sushi, de tamaño considerable. ¿Un ejemplo? Atajate: el Katana Roll, relleno de queso philadelphia, fideos de arroz frito, langostinos empanizados, cubiertos de salmón rosado y láminas de lima, bañado en salsa beni-teriyaki. Se comen con palitos, pero perfectamente podría usarse cuchillo y tenedor.

En la semana, hay muy convenientes menús de mediodía tanto para platos del teppan, como para piezas de sushi.

La carta de tragos es extensa y, como con los platos, replica las mismas recetas que se preparan en todos los demás Benihanas del mundo. Tragos frescos, livianos, de esos que le gustan hasta a tu mamá. El Benihana Mojito, por ejemplo, es un mix de ron, sake, lima, menta, syrup y sour mix. Como dato curioso, los cocktails no se sirven en copas sino en estatuillas de budas de cerámica, desde las que se bebe mediante un sorbete (puristas del Manhattan, abstenerse). Si buscás bebidas más potentes, elegí el Sake Flight, una degustación de tres sakes Premium fríos. Si vas entre las 18 y las 21, sentate en la barra y aprovechá los muy convenientes happy hours.

En definitiva, Benihana es un lugar muy bien puesto y un restaurante diferente, que no será único en el mundo, pero sí es único en la ciudad.

Power Site S.A.