Brasserie Berry

Brasserie Berry

Ideal para Una salida romántica
Cocina: Francesa

Si bien tiene sus altibajos, la Brasserie Berry es un auténtico reducto parisino en pleno microcentro. Ni bien se cruza la elegante entrada, uno se topa con la tricolor, una foto de la torre Eiffel y otra de los míticos cantautores Ferré, Brassens y Brel, como para ponerse en clima.

Por dentro, la madera dice presente en el piso y la boiserie, en las mesas y sillas thonet y en la pizarra donde se apuntan las sugerencias del día. Hay un bonito espejo antiguo que precede el salón y el ambiente en general es distendido, de europeo encanto ayudado por la música gala.

Entre las especialidades de la casa se cuentan el clásico bœuf bourguignon, el confit de canard con papas Parmentier, el conejo al vino blanco, la bondiola de cerdo braseada con cognac y gratin dauphinois y las mollejas asadas con echalottes, en reducción de champagne y papas chips, todos en versiones bien presentadas y sabrosas.

Para culminar, tres opciones infalibles: marquise de chocolate, crème brulée y parfait de mandarina. Muy buena atención y servicio, cordial y eficiente.

Hay sabrosas opciones de desayuno, que comprenden infusiones, medialunas, budines y scons, baguettes de jamón y queso, tostadas con manteca y mermeladas caseras, en tentador conjunto.

Al mediodía, menú ejecutivo. Los precios apuntan alto. Pero la experiencia bien lo vale, en especial si buscás algo especial por la zona, tanto para una ocasión romántica como para un almuerzo diferente.

Este restaurante también es ideal para Una salida de parejas
Power Site S.A.