Casa Saltshaker

Casa Saltshaker

Ideal para Comer a puertas cerradas
Cocina: De autor


Uno de los pioneros entre los restaurantes a puertas cerradas de Buenos Aires, a cargo del norteamericano Dan Perlman.

Funciona en un departamento con capacidad para 12 personas en un living, por lo que uno termina socializando con los que comen al lado, entre los que suele haber muchos extranjeros. Esa es la idea de Perlman: que el público interactúe mientras prueba sus platos de autor. O sea: si pensás en una cena íntima, enfilá hacia otros rumbos. Acá la idea es disfrutar de una alta experiencia gourmet en un espacio diferente de un restaurante cualquiera.

Perlman suele armar menús temáticos (puede ser, por ejemplo, fusión japonesa-mediterránea) entre los que no faltan pastas caseras, platos vegetarianos, mariscos y pescados. La experimentación hace que se mezcle sin problemas lo dulce y lo salado, como en el cheesecake de tomates ahumados.

El menú cambia cada semana de acuerdo con el capricho de Dan. Ojo, el corazón es grande, pero el lugar chico: hay que reservar con quince días de anticipación. De todas formas, está bueno seguirlo en Facebook donde anuncia eventuales cambios y cancelaciones que pueden abrir lugares de último momento.

Dato extra: todas las semanas se brindan clases temáticas de cocina. Algunos temas pueden ser tan específicos como postres argentinos, vegetariano thai, pastas, o panadería sin gluten.

Este restaurante también es ideal para Una buena experiencia gourmet
Power Site S.A.