Dashi Palacio Alcorta

Dashi Palacio Alcorta

Ideal para Una salida fashion
Cocina: Asiática

Muchos de los jóvenes de 25 años que conocieron el sushi a principios de los 2000, en el entonces flamante Dashi de Fitz Roy y Gorriti (Palermo), son los que hoy, ya rondando los 40, llegan a la sucursal más imponente de la cadena: la del enorme local del Palacio Alcorta, donde durante años funcionó el famoso Museo Renault.

La propuesta de cocina es similar a la ya conocida: fuerte hincapié en rolls creativos (hay más de veinte, entre los que no faltan los ya clásicos Shogun y Hot Philadelphia), complementado con platos al teppan y al wok, entradas orientales y un toque peruano con tiraditos y ceviches. La calidad de la materia prima y el servicio siguen intactos y esto se nota, por ejemplo en los sashimis (de atún, o de mahi-mahi un pescado blanco traído de Ecuador).

Lo más sorprendente, sin dudas, está en el diseño del local, de más de 800 metros cuadrados (contando la cocina) y capacidad para 120 cubiertos, que fue restaurado casi en su totalidad. Se puede comer en mesas (bien distanciadas una de la otra), en una larga barra, en un box abierto, en otros dos con tatami, o en un salón VIP para diez personas, situado en el primer piso. Al mediodía, esto atrae a un público principalmente ejecutivo. Por las noches, se acercan parejas y grupos de amigos post-35.

La carta de vinos es muy completa, con predominio de grandes bodegas (Catena, Fin del Mundo, Terrazas) y algunas más pequeñas (Zorzal Wines, Las Perdices). En la barra, en tanto, además de los clásicos, hay buenos cocktails frescos con té entre sus ingredientes, como el Nozomi (Cinzano, té rojo y jugo de pomelo), o el Sakura fin (Sauvignon Blanc, té verde y Campari). Entre las cerveza, no falta la japonesa Asahí (en porrón y en litro) a precios razonables.

Un plus: a diferencia de los otros seis locales de Dashi, que trabajan sólo al mediodía y a la noche, Dashi Alcorta abre a la ocho de la mañana y funciona con horario corrido hasta la madrugada. Hay opciones de cafetería (tés orgánicos, cafés de Nespresso y de Cabrales) y pastelería tradicional (croissants, cookies, muffins, etc.). También bruchettas, sándwiches gourmet y una completa carta de ensaladas. Además, tiene una suerte de business center con televisores y computadoras a disposición de los clientes.

Este restaurante también es ideal para Darte un gusto
Power Site S.A.