Del Caribe

Del Caribe

Ideal para Comer a puertas cerradas
Cocina: Latinoamericana

Más que un restaurante a puertas cerradas, esto es casi un club de amigos, de algún modo emparentado con las paladares cubanas, donde la gente come dentro de las casas de familia a modo de restó casero.

Cada fin de semana, el camagüeyano Ruperto Fernández y su mujer reciben cálidamente en su casona de Boedo a una veintena de clientes a los que llaman amigos: los esperan con mojitos y un cigarro cubano en la boca.

El menú de seis pasos puede comenzar con rodajitas de plátano fritas y saladas, frituritas de arroz con queso o una cazuelita de yuca y camarón especiados con pan de campo, a modo de entrada. Luego, seguir con un plato de camarón con cazuelita de yuca, pasar por un puré de papas con ajo, manteca y nuez moscada y antes de los postres, concluir con un pollo al jengibre con arroz al champán o bien al estilo de Camagüey (marinado en vino blanco seco con cuadraditos de papa y aros de cebolla morada).

Al final, también puede incluir tajadas de mango marinadas en vino espumante y miel o la piña naranja (rodajas de ananá cocidas en jugo de naranja con lonjas de queso). Todo caseramente exquisito.

Infaltables tragos típicos cubanos y música en vivo.  Tanto en la terraza como en el salón, es ideal para una velada en pareja, que suele durar hasta bien entrada la madrugada, con canciones y boleros de siempre a la luz de las velas y el aroma de un cafecito de verdad.

 

Muchos aún conocen el lugar como "El Paladar de Doña Fela", tal como se llamó hasta 2008.

Este restaurante también es ideal para Una salida romántica
Power Site S.A.