Doppelganger

Doppelganger

Ideal para Tomar tragos y cenar
Cocina: Variada

En este descarnado local de San Telmo –por fuera y por dentro su decoración dice poco- se esconde uno de las más refinadas combinaciones de coctelería y gastronomía de la ciudad. No en vano se ha ganado un rincón de lujo entre los bebedores exigentes.

La barra es la que manda, así es que no dudes y sentarte en torno a ella. Un buen sitio es cerca de la lámpara art decó que semeja un caracol sobre una de sus esquinas. De ahí vas a ver cómo trabaja el bartender. Practican una coctelería refinada y nadie parece estar muy apurado por sacar los tragos. Pero mirá bien: el trabajo es impecable y la colección de bebidas muy completa. Pedí un Chinese Cocktail, un Dirty Martini o un Cynar Julep. O cualquier trago que te sugieran.

La cocina es buena y cierra a la 1.30, mientras que el Doppel estira la madrugada varias horas más. Los appetizers son sabrosos y se destacan las bruschettas de paté a las hierbas. Para principales, la polenta gratinada, los calamares al ajillo y el salmón rosado con budín de zanahoria son sus highlights.

Puede que tengas suerte alguna vez, pero no es un bar de levante. Es más bien un lugar al que se va con amigos a compartir de una buena copa. De ahí que pueda parecerte un poco frío para el promedio porteño de bares atestados de adolescentes hormonados.

Un dato de habitué, si ocupas las mesas del salón, es sentarse cerca de las ventanas y de espaldas a la cocina. No porque en ella no haya nada para ver, sino para que con su luz no rompa la penumbra que domina el local.

Happy hour hasta las 21.

Power Site S.A.