El Globo

El Globo

Ideal para Comer como un buen porteño
Cocina: Española

¿Querés saber cómo eran los restaurantes españoles de antes? Andá a El Globo, que es una reliquia de la gastronomía porteña desde 1908. Con minúsculas variaciones, la casa mantiene la misma presentación, la misma carta y el mismo decorado de siempre: techos altísimos y deslucidos por las décadas, desde los que cuelgan las lámparas en largos cables, y mesas separadas por boxes de madera oscura segmentando el salón.

El público que lo frecuenta, cabe aclarar, también se conserva en formol aunque hay extranjeros que van a visitarlo como a un museo. Ahí está su principal encanto.

Su plato emblemático es el puchero, que muchos consideran como el mejor de Buenos Aires. Viene con enumeración de ingredientes: caracú, cerdo, panceta, chorizo colorado entero y ahumado, morcilla asturiana, pollo y verduras abundantes. Tené en cuenta que la porción es monumental y con un puchero para dos, comen cuatro y hasta puede que les sobre. Por el tipo de plato y la velocidad con que te lo traen, es obvio que lo tienen preparado para la hora de la comida. En ese sentido es mejor pedirlo si llegás temprano. A última hora no será lo mismo.

Claro que no todo es puchero en este templo. También tiene buen jamón crudo serrano,  mariscos y el codillo de cerdo y los callos a la madrileña figuran entre sus platos más clasicos. De postre, las natillas.

Entre sus comensales históricos tiene figuras tan ilustres como Lola Membrives, Jorge Luis Borges y Mercedes Sosa y aún es visitado por artistas como León Gieco, Horacio Guarani y Teresa Parodi, entre otros. 

Power Site S.A.