Las Nazarenas

Las Nazarenas

Ideal para Una comida de negocios
Cocina: Parrilla

Parrilla clásica del bajo, a través de los años Las Nazarenas fue mudando de estilo para convertirse en un restaurante turístico, con un asador criollo cuyos chivitos deben figurar en álbumes de fotos de todo el mundo. Pero no por eso ha bajado la calidad de sus carnes ni la cuidada selección de vinos que tiene en su cava subterránea, con más de 900 etiquetas en todas las gamas de precios.

El salón luce un poco anticuado en relación a las nuevas tendencias en la gastronomía: es profundo y sin ventanas, con mesas apenas apretadas, cuadros campestres y potus y helechos suspendidos del techo. Pero ese es parte del encanto.

De los fuegos, salen bien los cortes vacunos y bovinos, con el chivito como especialidad de la casa, que hacen a la llama lentamente. Atento que el punto de la carne se respeta a rajatabla. El dato clave es que comer a la carta es caro –una opción pensada para foreigners-, mientras que el menú ejecutivo rinde muy bien, además de que lo sirven incluso los fines de semana. Por lo demás, el resto de la carta es cocina internacional, con lomos strogonoff, supremas y ensaladas.

Si lo que buscás es un lugar para almorzar y hablar de asuntos importantes mientras le entrás a un bife de chorizo, Las Nazarenas es un buen sitio a precios razonables, siempre que elijas el menú ejecutivo.

Power Site S.A.