Leopoldo

Leopoldo

Ideal para Darte un gusto
Cocina: De autor
  • Lunes a viernes de 12 a 15:30hs y de 20hs al cierre. Sábado y domingo sólo por la noche.
  • Palermo Botánico, Cerviño 3732
  • 4805-5576
  • Precio : $$$$

Platos frescos y originales. Tragos creativos. Salón elegante. El respaldo de un chef con experiencia y de un grupo gastronómico exitoso: Leopoldo lo tiene todo para triunfar en el panorama gourmet porteño.

Creación del chef Diego Gera (creador de la escuela culinaria The BUE Trainers y gerente del Grupo Gastronómico Buenos Aires) y el empresario Javier Cainzos (director de dicho grupo), abrió sus puertas en la zona del Botánico, donde no abundan propuestas que conjuguen modernidad y alta cocina.

Uno de los puntos fuertes del restaurante es la ambientación del arquitecto Javier Iturrioz. Iluminación precisa, buena música, coloridos murales y columnas con estética pop, sillones bajos, banquetas transparentes, bonito deck a cielo abierto con plantas: cada detalle cuidado a la perfección.

La carta (que varía) comienza con un “healthy finger food”, con ricas opciones frías y calientes, para compartir, como el ceviche de vieyras con mousseline de palta y esferas de coco. Los platos livianos también valen a modo de entrada, como el salmón curado con especias relleno de palta sobre pepino japonés, de impecable sabor y presentación (toda la vajilla y cubertería es atractiva). Entre los principales, está muy bien el cochinillo crocante, cocinado a baja temperatura durante 15 horas (el chef ejecutivo Renato Rosano, ex Duhau, jura que esto es así), con langostinos salteados, coulis de manzana, ensalada de apio y nueces caramelizadas.

Para el mediodía, hay un menú especialmente diseñado con grandes opciones que van desde sándwiches (como el de pollo asado, guacamole de palta hass y tomate concassé) y hamburgesas (imperdible la "Leopoldo burger" con cebollas caramelizadas, portobellos grillados y queso azul) hasta platos más elaborados como el risotto con ratatouille y mascarpone o el wok de cerdo, fideos de soba, hongos y salsa teriyaki. También está disponible el "Lunch special": una propuesta diaria que incluye plato del día, bebida o copa de vino y café a un precio más accesible.

A los postres, imperdible el tubo de chocolate blanco, con pelones asados, cremoso de chocolate blanco y amarenas. Lo concreto es que en Leopoldo hay platos que no probarás en ningún otro lugar. Ricos cocktails de Mona Gallosi. Carta de vinos aún en construcción.

Claramente, no es para todos los días ni para salir en familia: los precios son elevados y por el momento no aceptan tarjetas de crédito ni débito. Pero para darse un gusto, o para una salida romántica, vale la pena cada centavo.

Este restaurante también es ideal para Una salida romántica , para Una buena experiencia gourmet
Power Site S.A.