Matsuoka

Matsuoka

Ideal para Una salida de parejas
Cocina: Japonesa

Si Irifune era ese lugar en Buenos Aires adonde los japoneses podían recurrir ante el antojo de un auténtico nattō, plato tradicional de su patria en base a porotos de soja, eso era posible en parte gracias al conocimiento y pericia de uno de sus dueños, el chef/sushiman Juan Matsuoka. Buscando un lugar más pequeño donde poder seguir ofreciendo este servicio personalizado (la experiencia en Irifune duró varios años, atendiendo 200 cubiertos) Juan decidió mudarse a Almagro. Pero por supuesto que en este lugar inaugurado a fines del 2012 no se puede pedir solamente nattō. La carta ofrece exquisitas piezas de pescado que el mismo Juan se encarga de seleccionar.

Para empezar, vale la pena gastarse unos pesos extras en el Tataki de atún: atún rojo levemente sellado y rociado con salsa de variadas especias y cítricos, creación del chef. También hay opción de ceviche, tofu y Gyozas rellenas de cerdo (hervidas y selladas de un solo lado).

A la hora del sushi propiamente dicho, la oferta es amplia y fenomenal: niguiris y sahimis de atún rojo, salmón o pescado blanco. Uramakis en varias presentaciones entre las que se destaca el Tropical, con langostinos rebozados en panko y queso Philadelphia, cubiertos por fuera con kiwi, mango y salseados con reducción de maracuyá. Y por supuesto también están los clásicos. La rareza aparece con los Gunkan rellenos con huevas de salmón. A la hora de los postres, imperdibles los ice tempura (postre helado que parece una pieza de sushi, dulce y crocante).

En cuanto a los vinos, el sommelier Javier Correa (también ex Irifune) es un gran conocedor no solo de etiquetas, sino también de la carta completa. Excelente guía si no se sabe qué pedir. Para beber hay sake y cervezas japonesa (ligerísima, dicen que los japoneses la toman para quitarse la sed del whisky, bebida con la cual ellos acompañan el sushi). La carta de vinos ofrece, entre otras etiquetas, ejemplares de Bodega del Desierto, bodega pampeana a orillas del Río Colorado.  

Para terminar, los más atrevidos puede probar Umeshu, un licor de ciruelas japonesas, muy pero muy dulce, que acompaña bien los postres. 

Dada la zona en la que está ubicado, el lugar funciona muy bien para delivery.
 

Este restaurante también es ideal para Cenar los días de semana , para Almorzar en días de semana
Power Site S.A.